30.8.11


Los dedos dibujan el contorno de su cuerpo,
la piel se llena de suaves melodías de caricias,
los sentidos despiertan los caminos del deseo,
viajando por el sendero de sus poros.

No hay límites, ni fronteras,
solo gotas de placer,
nadando entre mares.

1 comentario:

juan molina dijo...

gotas de un sabor q hacem q el cuerpo pida mas y mas y mas....


bsitos♥